Domingo 15 de Diciembre del 2019



El Gobierno defendió la reforma electoral

El gobierno defendió ayer en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados el proyecto de reforma electoral al sostener que “no es un capricho de la política” y confirmó su decisión de avanzar con una ley que regule el proceso de financiamiento de los partidos políticos y otra que desvincule al Ejecutivo del proceso electoral.

04/08/2016


 Buenos Aires.- El gobierno defendió ayer en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados el proyecto de reforma electoral al sostener que “no es un capricho de la política” y confirmó su decisión de avanzar con una ley que regule el proceso de financiamiento de los partidos políticos y otra que desvincule al Ejecutivo del proceso electoral.

La propuesta fue presentada por los ministros de Interior, Rogelio Frigerio, y de Modernización, Andrés Ibarra, junto al el secretario de Asuntos Políticos e Institucionales, Adrián Pérez, en una reunión conjunta de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto y Hacienda, que presiden Pablo Tonelli (PRO), Diego Mestre (UCR) y Luciano Laspina (PRO), respectivamente.
En la apertura del debate, Frigerio explicó que esta primera parte de la reforma política tiene que ver con un cambio electoral que continuará con una ley de financiamiento de los partidos políticos y con una tercera etapa orientada a “desvincular del proceso electoral al Poder Ejecutivo”.
“La gran mayoría de los argentinos quiere un cambio y esta reforma puede interpretar ese cambio”, enfatizó el jefe de la cartera política, quien remarcó que “es un proyecto necesario que va a permitir el fortalecimiento de las instituciones”.
Si bien en el arranque de la discusión Frigerio aseguró que este es un proyecto que tiene “un nivel de consenso bastante amplio”, luego reconoció que la modificación en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias que habilitaría al elector a elegir a los candidatos de una sola alianza provocó diferencias entre los gobernadores porque “varios pidieron la eliminación de las PASO o la no obligación y otros se opusieron” al cambio.
Más allá de esta contradicción, el ministro transmitió la pretensión del gobierno que en 2017 se vote con boleta única electrónica para que “haya más confianza y más seguridad en que nadie le puede robar la boleta algún partido”.
Asimismo aseguró que el Ejecutivo busca “eliminar un montón de trampas que se hacían con las boletas”, prometió “eliminar las listas colectoras” y avanzar en un “procedimiento especial para sancionar los ilícitos electorales”.
Frente a los diputados, el ministro también expresó la pretensión del gobierno de “simplificar el calendario electoral”, aunque no profundizó en ese punto como tampoco lo hizo al momento de ser consultado sobre el costo que demandará la aplicación de este nuevo sistema electoral.
En este punto, Ibarra explicó que la intención es que “el equipamiento” destinado a la votación se pueda utilizar “al día siguiente de la elección en distintos organismos públicos” y aseveró que el Estado será propietario del software que se utilizará en la elección. Pérez justificó la reforma al apuntar que uno de los problemas del proceso electoral está vinculado con la carga manual de los votos que con el actual sistema suele ser “inexacta” por “errores humanos” y remarcó que “cambiamos el instrumento de votación para ganar agilidad, exactitud y equidad en el proceso”.
El funcionario ratificó en el marco del plenario de comisiones que se garantiza “el voto secreto” y aclaró que “la Cámara Nacional Electoral audita y homologa el sistema, sino no hay sistema” de boleta única electrónica.
“Hay que discutir profundamente el financiamiento de los partidos políticos y creemos que se deben establecer mecanismos de control de los financiamientos de campaña política”, enfatizó.
A la hora de las preguntas, el jefe de la bancada kirchnerista, Héctor Recalde, expresó que “no creemos que en el sentir del pueblo argentino sea una prioridad‘ la reforma política, mientras que la diputada Myriam Bregman evaluó que esta modificación ‘termina siendo cosmética y mantiene lo más retrogrado del régimen electoral actual”.
A su turno el presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri, defendió la “legitimidad” de la propuesta y manifestó su deseo de “algún día avanzar en un instituto electoral” para desligar del proceso electoral al Poder Judicial como al Ejecutivo.
El peronista disidente Pablo Kosiner cuestionó la modificación del régimen de las PASO al considerar que es “un retroceso” porque “limita a los ciudadanos” y los hace “volver a una interna cerrada”.
“El valor superior de todo este cambio es la credibilidad por lo que invito (al gobierno) a evaluar un proceso progresivo” de implementación del sistema, agregó el diputado salteño.
Finalmente, Alicia Ciciliani planteó que en esta reforma se proponga la paridad de género y que se apele a la boleta única de papel en aquellos distritos en los que no se pueda aplicar el sistema.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.