Miércoles 11 de Diciembre del 2019



La mitad de despedidos del Estado eran ñoquis

Una revisión preliminar realizada por el Gobierno nacional en las áreas de recursos humanos estatales reveló que el 49,7% del total de los empleados públicos despedidos en los primeros siete meses de la gestión actual eran “ñoquis”.

23/07/2016


Una revisión preliminar realizada por el Gobierno nacional en las áreas de recursos humanos estatales reveló que el 49,7% del total de los empleados públicos despedidos en los primeros siete meses de la gestión actual eran “ñoquis”.

“Personas que cobraban un sueldo y no iban a trabajar”, “militancia soportada por el Estado” y “duplicación de tareas”, fueron las tres causales con las que el Gobierno justificó este año la desvinculación de 10.662 empleados públicos en 23 ministerios y dependencias estatales.
El dato, revelado ayer por La Nación, surge de un punteo de casos al que accedió ese diario, y que abarca sólo a una parte de todo el universo de despedidos.
La etapa de rescisión de los contratos ya terminó en todos los organismos y ahora se pasará a un proceso de “jerarquización del empleo público”, señalaron fuentes oficiales.
De una revisión preliminar del Gobierno surgió que unas 5300 personas (49,7% del total) no asistían a su lugar de trabajo o no cumplían su función. Se trataría, así, de lo que comúnmente se denomina “ñoquis”.
El punteo de casos elocuentes abarca solamente una parte de todo el universo de despedidos, pero es ilustrativo de los criterios que fueron tenidos en cuenta por la gestión de Mauricio Macri a la hora de determinar las desvinculaciones, que representaron un 5% del total de la administración nacional.
Se estima que el ahorro en gasto público por las bajas ascenderá a unos 2800 millones de pesos para fin de año.
El Gobierno, no obstante, tuvo que dar marcha atrás con algunos despidos. En principio, las desvinculaciones eran 10.921, pero el Poder Ejecutivo reincorporó a 259 personas tras una revisión de sus casos.
Esos empleados lograron que se reconociera que habían sido apartados sin justificación y volvieron a sus puestos. En el Ministerio de Cultura fueron reincorporadas 200 personas, mientras que en la Biblioteca Nacional volvieron a su cargo 22 empleados; en el Indec, 20; en el Inadi, 13, y en Fabricaciones Militares, otros cuatro.
Dentro del grupo que según el Gobierno percibían un sueldo y no se presentaban en su lugar de trabajo se pueden contabilizar, al menos, 2060 despidos. En este apartado fueron ubicados 30 trabajadores del Indec “que en los sistemas de presencia registraban un promedio de dos horas por día”.
Otro de los ejemplos fue en la cartera de Justicia, donde se contabilizó que había 50 personas que vivían en otras provincias y nunca habían “fichado” en el ministerio. En la Secretaría de Comercio, en tanto, la gestión de Miguel Braun desvinculó a 130 personas que habían sido contratadas por Guillermo Moreno aunque “no desempeñaban tareas específicas”. Un número similar de supuestos “ñoquis” fue despedido de la entidad Binacional Yacyretá.
El caso más elocuente fue el que se registró en el Senado. La nueva gestión contabilizó que 2000 personas fueron pasadas a planta permanente por Amado Boudou en 2015 sin aparente justificación.
“No existe espacio físico ni para 1000 personas en la Cámara alta”, señaló el memo. Gabriela Michetti, en un primer momento, ordenó 2035 rescisiones, pero luego 615 casos debieron ser reconsiderados, por lo que se registró un saldo de 1420 bajas. Entre ellas, el caso de una persona que había sido contratada con una identidad falsa (tras haber robado y adulterado un DNI) y otro empleado que vivía en Australia.
Más allá de los causales de despido, el Ministerio de Modernización estipuló que el 90% de los contratos no renovados se habían incorporado a la gestión en los últimos tres años. Un tercio del total correspondía a contratos precarios tercerizados, en su mayor parte, a través de universidades públicas. Las bajas más significativas se dieron en el Ministerio del Interior (1342 desvinculaciones), en Desarrollo Social (1165), en Cultura (1124), en Salud (837) y en la cartera de Energía y Minería (702).
Según informó el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, toda la etapa de revisión de contratos está concluida y de acá en más se buscará “jerarquizar el empleo público”.
“Lo que queremos es terminar con la precarización en el sector público y ya empezamos a trabajar con los gremios para mejorar la carrera de los empleados del Estado‘, señaló Ibarra. Puntualizó que hay unos 12.000 agentes estatales que llevan más de diez años con contratos temporarios y que este año por lo menos 2500 pasarán a planta permanente.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.