Martes 19 de Marzo del 2019



La esencia de los glaciares

Glaciarium se encuentra a sólo 7 kilómetros de El Calafate, sobre la ruta hacia el Glaciar Perito Moreno, a pocos metros de haber pasado Bahía Redonda -saliendo de la ciudad hacia Puerto Bandera-, donde a la izquierda se ven los carteles de ingreso al predio y el portón de entrada, desde donde hay que recorrer unos mil metros de camino de ripio hasta acceder al edificio principal.

11/06/2016


 Glaciarium se encuentra a sólo 7  kilómetros de El Calafate, sobre la  ruta hacia el Glaciar Perito Moreno, a pocos metros de haber pasado Bahía Redonda -saliendo de la  ciudad hacia Puerto Bandera-,  donde a la izquierda se ven los  carteles de ingreso al predio y el  portón de entrada, desde donde  hay que recorrer unos mil metros  de camino de ripio hasta acceder  al edificio principal.

El Centro Glaciarium fue creado  con el propósito de promover el  conocimiento y exaltar los sentidos que intenta, con nobles recursos estéticos y narrativos, explicar  al visitante la magnificencia de los  glaciares.
Para ello se diseñó un espacio vivo, donde predominan estímulos  visuales y sonoros, interactivos y  entretenidos, y que contribuyen al  conocimiento.
En un paisaje donde domina la estepa, el perfil del edificio se recorta sobre el horizonte dando la impresión de un glaciar solitario sobre un terreno en el que miles de  años atrás dominaban esos gigantes de hielo, cuyos rastros aún  pueden adivinarse.
Glaciarium, único en América Latina en su estilo y concepto, invita a  conocer más a fondo todo lo que  los glaciares tienen para decir, y es  una introducción perfecta a la visita del Parque Nacional los Glaciares, ya que permite comprender  antes de ver y de disfrutar, abre  los sentidos y despierta la curiosidad.
Si el turista decide ir después de  conocer el famoso glaciar Perito  Moreno, el lugar se convertirá en  un cierre perfecto del circuito porque logrará que todo lo visto cobre un sentido diferente, dejando  la puerta abierta a un conocimiento más profundo.
Su visita es una forma de enriquecer el viaje a la Patagonia, pudiendo disfrutar y comprender mejor  el espectáculo que se vive en el  Parque Nacional Los Glaciares.
El edificio, de 2.500 metros cuadrados, pone en valor los glaciares, permite conocer su evolución,  y es el resultado de años de estudio y de recorrido de miles de kilómetros sobre hielo, de  exploradores y científicos.
Al recorrerlo, el visitante se siente  espectador y protagonista al poder  disfrutar de las diferentes proyecciones y también terminar con una  copa en el Glacio-Bar, que es el  primero en su tipo que se construyó en el país y a partir del cual ya  se inauguraron otros en diferentes  lugares turísticos.
En ese espacio para el descanso,  antes de seguir recorriendo el Glaciarium, en el singular bar todo es  de hielo: paredes barra, mesas,  bancos, copas, y no cualquier hielo, sino del propio glaciar que a  pocos kilómetros espera con su  majestuosa figura.
El ingreso a ese recinto donde la  temperatura es de 10 grados bajo  cero, para lo cual se provee de capa, guantes y botas especiales, es  una invitación para probar algún  trago de bebida blanca, aperitivos,  licores y bebidas sin alcohol.




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.