Lunes 16 de Setiembre del 2019



FECHA PATRIA

Revolución del 25 de mayo de 1810

La Revolución de Mayo fue una serie de acontecimientos revolucionarios ocurridos en mayo de 1810 en la ciudad de Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, dependiente del rey de España, y que tuvieron como consecuencia la deposición del virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros y su reemplazo por la Primera Junta de gobierno.

23/05/2016


 La Revolución de Mayo fue una serie de acontecimientos revolucionarios ocurridos en mayo de 1810 en la  ciudad de Buenos Aires, capital del  Virreinato del Río de la Plata, dependiente del rey de España, y que tuvieron como consecuencia la deposición del virrey Baltasar Hidalgo de  Cisneros y su reemplazo por la Primera Junta de gobierno.

Los eventos de la Revolución de  Mayo se sucedieron durante el transcurso de la llamada Semana de Mayo, entre el 18 de mayo, fecha de la  confirmación oficial de la caída de la  Junta Suprema Central, y el 25 de  mayo, fecha de asunción de la Primera Junta.
La Revolución de Mayo inició el  proceso de surgimiento del Estado  Argentino sin proclamación de la independencia formal, ya que la Primera Junta no reconocía la autoridad  del Consejo de Regencia de España e  Indias, pero aún gobernaba nominalmente en nombre del rey de España  Fernando VII, quien había sido depuesto por las Abdicaciones de Bayona y su lugar ocupado por el francés José Bonaparte. Aun así, dicha  manifestación de lealtad, conocida  como la máscara de Fernando VII, es  considerada una maniobra política  que ocultaba las intenciones independentistas de los revolucionarios:
Juráis a Dios nuestro señor y a estos  santos evangelios reconocer la Junta  Provisional Gubernativa de las provincia del Río de La Plata a nombre  del Sr Fernando Séptimo, para guarda de sus augustos derechos, obedecer sus ordenes y decretos, y no atentar directa ni indirectamente contra  su autoridad, propendiendo publica y  privadamente a sus seguridad y respeto.
Todos juraron y todos morirán antes que quebrantes la sagrada obligación que se han impuesto.
La declaración de Independencia de  los Estados Unidos en 1776 de Gran  Bretaña sirvió como un ejemplo para  los criollos de que una revolución e  independencia en Hispanoamérica  eran posibles. La Constitución estadounidense proclamaba que todos  los hombres eran iguales ante la ley  (aunque, por entonces, dicha proclamación no alcanzaba a los esclavos),  defendía los derechos de propiedad y  libertad y establecía un sistema de  gobierno republicano.
A su vez, desde finales del siglo  XVIII se habían comenzado a difundir los ideales de la Revolución francesa de 1789, en la cual una asamblea popular finalizó con siglos de  monarquía con la destitución y ejecuciones del rey de Francia Luis  XVI y su esposa María Antonieta y  la supresión de los privilegios de los  nobles. La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano,  cuyos principios eran Liberté, égalité, fraternité (libertad, igualdad, fraternidad”), tuvo una gran repercusión entre los jóvenes de la burguesía  criolla. La Revolución francesa motivó también la expansión en Europa  de las ideas liberales, que impulsaban las libertades políticas y económicas. 
Algunos liberales políticos influyentes de dicha época, opuestos a las  monarquías y al absolutismo, eran  Voltaire, Jean-Jacques Rousseau,  Montesquieu, Denis Diderot y Jean  Le Rond d’Alembert, mientras que el  principal representante de la economía liberal era Adam Smith, autor  del libro La riqueza de las naciones  que proponía el libre comercio.
Aunque la difusión de dichas ideas estaba  muy restringida en los territorios españoles, pues no se permitía el ingreso de tales libros a través de las aduanas o la posesión no autorizada,  igualmente se difundían en forma  clandestina.




RELACIONADAS





EN TITULOS






E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.