Miércoles 11 de Diciembre del 2019



PARA ARROYO SALGADO

Detrás del “asesinato” de Nisman hay “mano de obra local cercana” al fiscal

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado, ex esposa del fallecido Alberto Nisman, insistió en que al fiscal lo asesinaron y que detrás de la autoría del presunto crimen habría “mano de obra local muy cercana” al ex funcionario judicial y “vinculada a los servicios” de inteligencia.

21/05/2016


La jueza federal Sandra Arroyo Salgado, ex esposa del fallecido Alberto Nisman, insistió en que al fiscal lo asesinaron y que detrás de la autoría del presunto crimen habría “mano de obra local muy cercana” al ex funcionario judicial y “vinculada a los servicios” de inteligencia.

“El caso de Alberto Nisman dejó a la vista las deficiencias del sistema judicial a la hora de hacer una investigación seria y fuerte. Hubo un fuerte condicionamiento político”, aseveró.
Arroyo Salgado también aseguró que sus hijas, Iara y Kala Nisman, fueron “víctimas de violencia institucional” por parte de funcionarios del gobierno kirchnerista que “hicieron una campaña de desprestigio muy triste” contra el fiscal.
En este sentido, recordó que el ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández dijo que Nisman “era un fiestero que vacacionaba con plata del Estado” y esto influyó “en la causa porque la procuradora Alejandra Gils Carbó inició un sumario administrativo para que se liquidaran las vacaciones y se demoraron un año entero para hacerlo”.
En una extensa entrevista que dio en las primeras horas de ayer al canal América TV, la jueza federal de San Isidro afirmó que “nadie protegió” ni a ella ni a sus hijas y denunció que tras la muerte de su ex marido sufrieron “seguimientos, fotógrafos que tomaban imágenes” de las niñas “que nunca salían en ningún medio”.
También consideró que hubo “una actuación poco clara de la Policía, que a veces parecía que estaba para asustarnos o condicionarnos”.
“Hubo acciones intimidatorias para darnos un mensaje y que yo de algún modo no impulse tanto el tema de la investigación”, sentenció la magistrada, quien reveló que la asustó “muchísimo” un episodio en la puerta de su domicilio que “terminó con un personal de la custodia disparándole al hijo de una vecina”.
Arroyo Salgado sostuvo que luego de eso se mudó al domicilio anterior, “en un lugar cerrado, con seguridad privada”.
La jueza también reiteró que “Alberto Nisman no apretó el gatillo” del arma que se encontró junto a su cuerpo el 18 de enero de 2015 en el baño de su departamento de Le Parc y remarcó que “eso está en el expediente”




RELACIONADAS








E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2019


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.