Sábado 25 de Febrero del 2017



Dulce y no calórico, dos veces bueno

Expertos confirmaron los beneficios de los edulcorantes, tras la difusión de un estudio en animales que decía que aumentaban el apetito.


 Expertos confirmaron los beneficios de los edulcorantes, tras la difusión de un estudio en animales que decía que aumentaban el apetito. 

Destacados expertos en nutrición y de ciencia y tecnología alimentaria confirmaron la seguridad de los edulcorantes no calóricos, en respuesta a versiones surgidas a partir de un estudio en animales de laboratorio difundido recientemente. El anuncio fue realizado en ocasión del Simposio denominado ‘Mitos y Verdades sobre Edulcorantes No calóricos’ organizado por la Asociación Argentina de Tecnólogos Alimentarios (AATA) y llevado acabo en la Sociedad Argentina de Nutrición, con la participación de prestigiosos oradores nacionales e internacionales
“Los edulcorantes no calóricos son solo aditivos alimentarios de sabor dulce que han sido debidamente aprobados por las autoridades sanitarias internacionales luego de exhaustivas revisiones de todas las investigaciones científicas disponibles, con el objetivo de constatar que no presenten ningún efecto sobre la salud humana”, afirmó Susana Socolovsky, doctora en Química, Consultora en Asuntos Regulatorios y Científicos de la AATA. Aclarando que lamentablemente es frecuente encontrar estudios que los relacionan con efectos metabólicos en animales, y con mayor insistencia aún se sacan conclusiones extrapoladas a humanos en forma indebida, olvidando que por la naturaleza misma del aditivo alimentario, se autorregula en la cantidad que una persona puede utilizar para edulcorar un alimento, o que puede usarse en alimentos o bebidas, lo que hace imposible ingerir las cantidades a las que se fuerza a consumir a los animales de laboratorio.
En Europa y en todo el mundo, los edulcorantes, al igual que otros aditivos alimentarios, se someten a un riguroso proceso de investigación y evaluación. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por su siglas en inglés), así como la Food and Drug Administration (FDA) de los EE.UU. y otras prestigiosas agencias regulatorias, definen los niveles de ingesta diaria aceptable (IDA) y revisan exhaustivamente y en forma periódica cada nueva información sobre su seguridad. Estas medidas garantizan a la población que los edulcorantes no calóricos aprobados sean seguros.
Cada país establece sus propios niveles de uso en alimentos y bebidas, basándose en la información provista por el Codex Alimentarius, un compendio de normas y regulaciones alimentarias de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Todos los edulcorantes no calóricos que se utilizan en la producción de alimentos y bebidas se han sometido a rigurosas pruebas de seguridad. La autorización y utilización de estos aditivos alimentarios está armonizada en el Mercosur e incorporada en el Código Alimentario Argentino”, insistió la Dra. Socolovsky.
Entre los principales edulcorantes no calóricos, que se utilizan solos o asociados, se destacan el acesulfamo K, el aspartamo, el ciclamato y sus sales, la estevia (glicósidos de esteviol), la neohesperidina dihidrochalcona, el neotame, la sacarina y sus sales y la sucralosa.
La Ingesta Diaria Aceptable (IDA) para cada edulcorante, indica la cantidad del producto que se puede consumir por día de manera inocua durante toda la vida de una persona. Esta cantidad se calcula como fracción (una centésima parte) del volumen que ha demostrado ser seguro en modelos animales. Los estudios confirman que el nivel de edulcorantes no calóricos que se consumen realmente está muy por debajo de la IDA.
En opinión de la Dra. France Bellisle, Investigadora de la Unidad de Epidemiología Nutricional de la Universidad de Paris (13), una de las invitadas extranjeras al encuentro, “los edulcorantes dietéticos son una alternativa interesante para quienes deben restringir el consumo de azúcar o presentan dificultades para mantener su peso corporal. En mi experiencia, se aprovechan más al usarlos en bebidas, porque se pasa de cierta cantidad de calorías a cero. En los alimentos sólidos, la gente debe ser más prudente, porque aunque el edulcorante no aporte calorías, sí lo hace el resto del alimento”.
Respecto de investigaciones preliminares que sugerirían una potencial propiedad de los edulcorantes de aumentar el apetito, la Dra. Bellisle, que también es Profesora Asociada de la Universidad Laval de Quebec, Canadá,manifestó que en aquellos estudios en los que la metodología estuvo bien hecha, las conclusiones fueron exactamente las contrarias: “quienes usaban edulcorantes consumían menos azúcar y carbohidratos que quienes no lo hacían”.
Otro de los invitados extranjeros, el Dr. Ashley Roberts, Vicepresidente Senior del Equipo de Alimentación y Nutrición de Interek (Canadá), disertó sobre el estudio que relaciona a algunos edulcorantes con cambios en la microbiota intestinal, mostrando que la investigación no es concluyente: “la evidencia clínica consistente defiende la seguridad de estos ingredientes 0 para sus usos esperados. Numerosos estudios clínicos e investigaciones a largo plazo en animales, muestran que los edulcorantes no calóricos en los niveles permitidos no tienen efecto en la glucosa en sangre. No hay evidencia que sugiera que el edulcorante no calóricoen los niveles autorizados, presente peligros en la salud. Esta es una visión compartida por todas las más importantes autoridades regulatorias internacionales”.
Mientras que para el Dr. Norberto Giglio, Master en Farmacoepidemiología, Pediatra y miembro de la División de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, “en términos de resultados en salud o enfermedad y su relación causal frente a una determinada exposición, se necesita de investigaciones éticas y correctamente diseñadas en seres humanos. Los resultados obtenidos en estudios en animales no permiten inferir con certeza lo que puede suceder en las personas”.
La intensidad del dulzor de cada uno de estos edulcorantes depende de su poder edulcorante intrínseco y de la cantidad en la que se utilicen. Todos los mencionados tienen un contenido calórico de 0 (cero) calorías, con excepción del aspartamo que tiene 4 kilocalorías por gramo, pero se les llama “no calóricos” en forma general porque en la práctica se adicionan a los alimentos y bebidas en cantidades muy pequeñas.
Los edulcorantes no calóricos no son productos de la modernidad: están disponibles desde hace más de un siglo. La sacarina fue descubierta en 1879 por Constantin Fahlberg, un químico que trabajaba en la Universidad John Hopkins, en los Estados Unidos, y fue utilizada vastamente durante las épocas de escasez de azúcar, como en la Primera Guerra Mundial. Aunque, en algunos países, ya en 1945 las bebidas se edulcoraban con combinaciones de sacarosa y sacarina. 
Las bebidas sin calorías y Light se hicieron famosas recién a principios de los 80, con la introducción del aspartamo. En los últimos 35 años, las ventas de bebidas bajas en calorías ha aumentado en forma exponencial y, en algunos países, los bebidas sin azúcar son la opción más elegida por los consumidores.




RELACIONADAS





EN TITULOS

VIDEOS




24/02/2017

“Carnaval sin excesos”

24/02 21:07

El Ministerio de Salud de la provincia de Jujuy, en el marco del operativo de prevención durante carnaval, con el objeto de promover conductas saludables y al mismo tiempo generar una conciencia colectiva de cuidado, desplegará diferentes equipos sanitarios que efectuarán actividades de concientización y prevención de consumo problemático de alcohol y de sustancias.

24/02/2017

EN LA UNJU

Ciclo de charlas sobre ciencia

24/02 21:06

Con una mesa de diálogo denominada “Sustentabilidad de los Territorios Agrícolas”, la Secretaria de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de Jujuy, inaugurará en los próximos días un nuevo espacio “que tratará de escuchar, tomar nota y conocer, de primera mano, las demandas de conocimiento para el desarrollo que impone hoy el medio”, precisaron desde la institución.




E-mail: contacto@elpregon.com
Todos los derechos reservados © 2017


DIARIO EL PREGON © 2015 Todos los derechos reservados.